7/21/2011

Hoy hace un año que se fue mi Maestro, D. Manuel Álvarez Fijo. Recuerdos, sonrisas y charcos.

Hoy hace un año que se fue mi Maestro, D. Manuel Álvarez Fijo. Recuerdos, sonrisas y charcos.


Hoy 21 de julio hace un año que murió mi Maestro, D. Manuel Álvarez Fijo. Escribo este post para seguir recordándolo. La verdad es que lo tengo muy presente, no sólo este día. Lo estoy celebrando en la soledad de mi piso con una copita de vino en la mano, brindando por él, por todo lo que me enseñó, por todo lo que me dejó.

Recuerdo que hablábamos mucho de Arte. Eran de estas conversaciones filosóficas que podrían aburrir al más erudito, o divertir al más bruto. Podíamos enlazar, por ejemplo, las pinceladas de Matisse con el gesto que realizaba una vaca al pastar. En fin, ideas que podían interesar a algunos o a nadie, pero con las que nos divertíamos y crecíamos. Sobre todo siempre generaban preguntas.

También recuerdo que le daba mucha rabia que le dijese que sus cuadros inacabados estaban a punto para que yo se los terminara. Se cabreaba de verdad.

Teníamos uno de esos sueños que no se harán realidad, pero que eran muy bonitos. Se trataba de realizar una exposición con obra de D. Miguel Pérez Aguilera, Maestro de Manuel, con sus obras y con mis cuadros. Yo me considero discípulo de Fijo, y Fijo era a su vez discípulo de Aguilera. Nuestras pinturas tienen lugares comunes, pero son distintas, y una manera de visualizar esta idea sería haciendo esta exposición. Pero ya digo, es una muestra que teníamos en nuestra cabeza y que allí se quedará.

Y hasta los charcos me parecen ahora estupendos. No podríamos haber tenido una amistad tan cercana si entre nosotros no hubiese discusiones. No se trataba de nada grave, claro. Eran cuestiones en las que no estábamos de acuerdo, pero que nos enriquecía ponerlas en común y sacar conclusiones.

A día de hoy sigo sin tener acceso a sus escritos. Como ya dije, Manolo escribía mucho, pero no solía publicar casi nada. Me gustaría poder recopilar sus mejores ideas y publicarlas en un libro. Creo que sería muy útil para los estudiantes de Arte, y los interesados en esta materia. No se si lo conseguiré, pero no quedará por mi. También tengo pendiente un gran homenaje a su persona. Me gustaría que fuese algo especial, contando con sus alumnos y la gente que lo quería de verdad.


Hoy he intentado hablar con su hija, Laura, pero no me lo coge. Espero que todos los que lo quisimos le dediquemos unos minutos a su recuerdo. Así no morirá nunca.

5 comentarios:

Piccola dijo...

que palabras mas bonitas, y como pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando nos daba esas charlas en su clase de 3º...seria increible tener un libro con sus conocimentos...un gran pozo de sabiduría que te hacia reflexionar...

fdo. Rosana

Cristina dijo...

¿y por qué se va a quedar ahí esa idea de exposición-homenaje? como parte afectada, por los apellidos que me atan al primer eslabón, me pongo a tu disposición para que se cumpla ese sueño, esa cadena de maestros-alumnos me gusta. Yo también lo recuerdo mucho, y me encantaría colaborar en ese homenaje. Como Manolo hay pocos.

FjGv dijo...

Gran artículo. There´s internet in the Heaven, so keep writting ;)

FjGv dijo...

Muy bién escrito. There is internet in the Heaven, so keep writting ;)

Alicia dijo...

preciosas maneras de recordarlo(tanto los hechos como las palabras). estéis donde estéis os hacéis grandes el uno con el otro. un abrazo, Antonio.
y mucha fuerza en los peores momentos.

Translate