11/18/2010

Luis Eduardo Aute en PERFOPOESÍA III. Anecdotario.

Escuchaba desde pequeño los discos de Aute que me prestaba mi prima Antonia, y empecé a seguir su carrera. Recuerdo haberme pasado veranos enteros pintando en el estudio de Aznalcázar, en mi taller pintado de amarillo, con Aute de fondo. Siempre me ha acompañado su palabra y su música. También fui descubriendo sus películas de animación, sus incursiones en series de televisión en los 80 y, cómo no, su inteligente poesía y su pintura.

Hace unos 8 años fui a Málaga a escucharlo recitar en un acto en el que habrían unas 250 personas. Después de que pusiera algunas grabaciónes inéditas de sus canciones más conocidas, y de que proyectara parte de su filmografía, se abrió un turno de preguntas y la gente bajó al escenario para que Aute le escribiese su firma en papeles y libretas. Yo llevaba un ejemplar de mi primer poemario, Conductor de nubes, que conseguí acercárselo después de sortear a una treintena de chicas locas por abrazar, besar y ser firmadas por el maestro. Aute cogió mi libro y lo puso en la mesita que tenía detrás.

6 meses después recibí la primera carta de Luis Eduardo. Os lo podéis imaginar. Me dio una alegría inmensa. Una carta de Aute. Fue estupendo.

Le contesté, pensando que se trataba de pura cortesía por su parte, pero llevamos carteándonos desde entonces.

Como casi siempre escribo en los bares, mis cartas van siempre impresas sobre papel de servilleta, lo cual a Aute le hace mucha gracia, pero también me confesaba que las pasaba putas para descifrarlas.

Hace un año estuve comiendo con él y acabamos en el jardin de su casa tomándonos unas copas. Hablamos de Arte, de Poesía, de la vida, contamos chistes y me dijo que, pasara lo que pasara, nunca deberíamos perder el sentido del humor.

Este año hemos tenido la suerte de que participara en PERFOPOESÍA III, realizando un Perfo-Recital inolvidable.

Luis Eduardo Aute es un Maestro de los de antes, con ganas de estar en el presente y afán por conquistar el futuro. Eso me sigue sorprendiendo de alguien que ha hecho mil cosas, y que está más que consolidado.

En la cena que tuvimos después del recital, la gente se acercaba para pedirle autógrafos, y jamás puso mala cara. Al contrario. A todos y a cada uno atendía de la mejor manera posible. Incluso le dije que si no estaba harto de que la gente le recordase su célebre Al alba, o de cantarla en cada concierto; él me dijo que no, que se trataba de una canción que la gente había hecho suya, y que tenía muchas interpretaciones.

También me contó que, cuando perdió el color en su pintura -una racha en la que sólo realizaba imágenes en blanco y negro- lo recuperó después de ver la Semana Santa de Sevilla... lo que son las cosas.

Como anécdota contaré que una de sus fans le tiró sin querer la copa de vino encima de la camisa blanca. Él le restó importancia. El camarero le trajo el quita-manchas, y después de que Sonia Roncero -Coordinadora de Perfopoesía III- le pidiese un autógrafo a las tantas de la noche, cogió el boli y e hizo un dibujo en el mantel de papel aprovechando la mancha que había dejado el vino derramado. Creatividad pura y dura.

Acabamos en El Perro Andaluz, donde seguimos la noche entre las ocurrencias de Pepe Quero, y en compañía de Nuria Mezquita, Ana Arcas, Jesús Vega, el Sobri y tantos otros. Cayó por allí lápiz y papel y acabé haciéndole un retado. Me dijo que tenía una mano especial para el dibujo, pero ya era muy tarde y teníamos que irnos. Aute tenía al día siguiente concierto en Zaragoza.

Como veréis, no pudimos tener mejor padrino para PERFOPOESÍA III, y mejor amigo para compartir buenos momentos llenos de creatividad, bondad, humor y poesía.

Luis Eduardo Aute en PERFOPOESÍA III, Parte 1

Luis Eduardo Aute en PERFOPOESÍA III, Parte 2

Luis Eduardo Aute en PERFOPOESÍA III, Parte 3

Luis Eduardo Aute en PERFOPOESÍA III, Parte 4

1 comentario:

Domadora de Elefantes dijo...

Algunas de las anécdotas ya las conocía, pero es muy bonito que las compartas todas aquí, y muy emotiva la forma en que lo haces. Yo también admiro a Aute desde que era una cría. Me da mucha pena haberme perdido su actuación en Perfopoesía III. Ojalá haya más.
Un beso.

Translate